top of page

¿La atención quiropráctica tiene algún riesgo?

La gente está más enferma que nunca en estos días. Dado que las tasas de obesidad y las condiciones de salud crónicas como la diabetes y las enfermedades autoinmunes están en su punto más alto, no encontrarás muchos profesionales de la salud que lo discutan.


El cuerpo sufre estructuralmente por los estilos de vida y los trabajos cada vez más sedentarios. Muchas personas están comenzando a darse cuenta de que este sistema de atención médica actual, y las personas de nuestra sociedad, necesitan urgentemente cambios a largo plazo en el enfoque de la salud y el bienestar.


Debe haber una forma de atención alternativa que promueva la función general del cuerpo, que aumente la calidad de la salud y la vida de las personas en lugar de estar en un modo reaccionario: tratar y disipar los síntomas y problemas a medida que surgen sin abordar la causa. La atención quiropráctica es justo esa alternativa.


¿Qué es el cuidado quiropráctico?


La atención quiropráctica trata la función óptima del sistema nervioso. El cerebro envía información eléctrica y química a través de la médula espinal y kilómetros de nervios a cada célula, sistema, órgano y estructura en todo el cuerpo. Esas células, sistemas, órganos y estructuras luego envían información a través de los nervios a la médula espinal y al cerebro. Todo el sistema se llama "sistema nervioso" y es el sistema de comunicación del cuerpo. Las personas viven toda su vida y existencia a través de este sistema.


La columna alberga y protege este sistema de comunicación. La columna vertebral es también el marco del cuerpo, que está compuesto de muchas articulaciones y los músculos se conectan a él; todo esto permite la estabilidad y el movimiento del cuerpo.


Cuando las articulaciones de la columna se restringen en el rango de movimiento, también conocido como "subluxación", la salud de la columna sufre; debido a que interfiere con la comunicación del sistema nervioso, la salud de todo el cuerpo finalmente puede disminuir. El dolor también puede ocurrir absolutamente como resultado de este proceso.


Los quiroprácticos son profesionales que corrigen las subluxaciones de la columna para restaurar el rango de movimiento de las articulaciones de la columna con la intención de promover la salud de la columna y una comunicación óptima del sistema nervioso. El procedimiento para corregir la subluxación espinal es el ajuste quiropráctico. Estos ajustes realizados por el quiropráctico se realizan a mano, y a veces con herramientas, para volver a inducir el movimiento a la articulación de la columna.


Los profesionales en Quiropráctica deben completar cuatro años de grado y un año de posgrado en una Universidad que ofrezca el Título Superior en Quiropráctica para poder ejercer de forma legal como quiroprácticos en España. En Estados Unidos, los quiroprácticos son doctores que deben completar 90 horas semestrales de estudios de pregrado relacionados con la Quiropráctica antes de ingresar a un programa de doctorado de cuatro años para ser elegibles para obtener una licencia de una junta estatal. Muchos estados requieren que, además de la educación anterior, los quiroprácticos también deban aprobar las cuatro partes de un examen de la junta nacional para obtener una licencia para ejercer. Los quiroprácticos no son médicos y no recetan medicamentos. Es por esta razón que la atención quiropráctica, o el tratamiento quiropráctico, a menudo se considera una medicina alternativa.


¿Por qué se debe considerar la atención quiropráctica sobre la medicina convencional?


La base de la atención quiropráctica es crear, mantener y/o restaurar una salud espinal óptima con el fin de promover y permitir una función correcta del sistema nervioso. Los efectos secundarios comunes del ajuste quiropráctico son la disminución del dolor y la mejora del rango de movimiento y la función articular.


La vida pasa y el dolor y los síntomas surgen como resultado de los acontecimientos cotidianos. Estos síntomas deben tratarse si uno quiere mantener una cierta calidad de vida. Nadie quiere pasar la vida con dolor e incomodidad sin poder disfrutarla plenamente.


Hay opciones de atención y vías que las personas pueden tomar para abordar estos problemas y síntomas. Algunas vías son más agresivas e implican más riesgos o efectos secundarios que otras. Hay un tiempo y un lugar para todo en la vida y las intervenciones con el sistema de salud no son diferentes. Un proceso de pensamiento es comenzar con la forma de atención más natural y menos invasiva y optar por la opción más agresiva cuando sea realmente necesario y después de haber probado otras opciones con menos riesgos. Los quiroprácticos son profesionales que ofrecen este camino como primera forma de atención sanitaria.


El cuidado quiropráctico es mínimamente invasivo y muy eficaz porque incide específica y directamente en la función de la estructura del marco. El cuidado quiropráctico busca corregir problemas mejorando la función de la estructura; como resultado, la sintomatología y el dolor a menudo se resuelven.


La medicina convencional analiza el problema o el síntoma y utiliza la adición de algo como un químico —una pastilla o una inyección— para disminuir la inflamación, o algo físico (tornillos y varillas de metal) para ofrecer apoyo a la estructura del cuerpo. Basado en el nivel mínimo de invasividad —lo que significa que no se agrega nada antinatural al cuerpo—, la atención quiropráctica es la opción más conservadora.


La educación, capacitación y titulación de los profesionales en Quiropráctica es extensa. Además, la atención quiropráctica tiene efectos secundarios negativos mínimos en comparación con otras intervenciones médicas. En 2018, la revista científica estadounidense JAMA Network estudió la integración de atención quiropráctica al tratamiento del dolor lumbar en el personal militar estadounidense en comparación con recibir atención médica únicamente. Los resultados mostraron una mejoría moderada estadísticamente significativa en la intensidad del dolor lumbar y la discapacidad a las seis semanas en comparación con aquellos que solo recibieron atención médica estándar.


Un estudio publicado por el National Institute of Health mostró que el 42,7% de los trabajadores con una lesión en la espalda que inicialmente vieron a un cirujano se sometieron a cirugía, mientras que solo el 1,5% de los que vieron a un quiropráctico como primer punto de contacto se sometieron a cirugía.


La atención quiropráctica puede ser una opción increíble como un primer paso para mejorar la salud y el bienestar, al mismo tiempo que disminuye el dolor y la sintomatología con un riesgo mínimo.


Un cambio de enfoque


Uno de los principales problemas en el cuidado de la salud es la falsa idea de que los proveedores individuales o un grupo específico son la vía superior a todas las demás opciones para lograr la restauración de la salud. Esto es ridículo y para nada útil.


La salud de las personas mejoraría mucho si se dejaran de lado estos enfoques dogmáticos y nosotros, como sociedad, volviéramos a lo básico.


Comienza observando la base de cómo funciona tu cuerpo, que es a través del sistema de comunicación —el sistema nervioso—. Observa la estructura del marco —la columna vertebral— que alberga y protege ese sistema nervioso; asegúrate de que tenga una salud y función/movimiento óptimos. Ten claro que, en todo caso, se puede corregir a ese nivel estructural a través de la atención quiropráctica regular. Estos son los conceptos básicos y un quiropráctico está específicamente capacitado para abordar todas esas áreas.


Si la restauración de la salud y la mejora en la sintomatología no ocurren a partir de ahí, puede ser el momento para introducir tratamientos más agresivos a un ritmo controlado mientras se monitorea el progreso —acudir a un médico general o especialista que te recete medicamentos o inyecciones—. Si llegas a este punto, un verdadero profesional quiropráctico cuya ética sea intachable te derivará adecuadamente al médico.


Si esas intervenciones siguen sin producir resultados, es el momento de acudir a las opciones más agresivas, que pueden incluir la cirugía. Cambiar a este enfoque detendría una batalla entre la medicina tradicional y la medicina alternativa y devolvería el enfoque a donde debería estar: la salud y la vitalidad completas del individuo que sufre los problemas en cuestión.


Los quiroprácticos están educados, capacitados y autorizados para evaluar quién es el paciente adecuado y cuál es el protocolo de atención adecuado. Si estás buscando mejorar tu salud y bienestar general, o si estás lidiando con síntomas como dolor de cuello o dolor de espalda que indican claramente que tu cuerpo necesita atención, ver a un quiropráctico es una necesidad absoluta. El quiropráctico puede evaluar si eres un buen candidato para recibir atención o si es necesario algo más agresivo.


Deja que una evaluación quiropráctica sea tu primer paso, el más conservador, el más natural, el menos invasivo y posiblemente el más profundo que des en tu camino hacia la salud.




Mujer agarrando los pies de su bebé

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page