top of page

El ajuste quiropráctico contra el dolor de cuello

El dolor de cuello puede ser extremadamente frustrante. El dolor de cuello crónico puede convertirse en un factor debilitante. Este artículo de la Harvard Medical School afirma que el 80% de las personas experimentan dolor de cuello en algún momento de su vida y entre el 20% y el 50% de las personas lo padecen anualmente. El dolor de cuello, cuando no se trata, puede desembocar en dolores de cabeza, más dolores de espalda y dolor crónico. El dolor es una de las formas en que tu cuerpo se comunica contigo; es aconsejable escuchar.


¿Sabes qué más es prudente hacer? Sí. Dejar el cuidado de tu columna en manos de un profesional, un quiropráctico. Esto se debe a que un quiropráctico es el experto en la espalda y la médula espinal. Hacer una tontería como dejar que tu tío o tu amigo del "insti" te “cruja la espalda” puede valer unas risas, pero conlleva un riesgo muy real que podría hacer que te arrepientas de esa decisión para siempre.


No te arriesgues con el cuello y la columna. Si sientes dolor en el cuello, no tengas miedo de buscar la ayuda de un quiropráctico debidamente titulado. Una lesión en el cuello puede ser una de las lesiones más debilitantes. Cuídalo de la manera más profesional posible; de hecho, la atención quiropráctica de rutina es el mejor mantenimiento de todos.


¿Por qué tengo dolor de cuello?


Hay una variedad de razones por las que puede surgir el dolor de cuello. No hay una sola manera de responder a esto. Sin embargo, hay algunos fundamentos básicos para comprender el cuello, cómo funciona y qué sucede cuando hay una disfunción (incluido el dolor) y qué puedes hacer al respecto.


Anatomía y estructura del cuello


La columna cervical consta de siete vértebras. Las dos primeras son únicas en forma y función. La primera vértebra (C1), también llamada Atlas, es un hueso en forma de anillo que comienza en la base del cráneo. Su nombre hace referencia al titán de la mitología griega al que Zeus condenó a cargar con el peso del mundo sobre sus hombros, pues es la principal sujeción de la cabeza y la encargada de mantenerla erguida. La segunda vértebra (C2), también llamada Axis, permite que atlas gire contra ella para la "no" rotación de lado a lado de tu cabeza.


Las siete vértebras cervicales (C1-C7) están conectadas en la parte posterior del hueso por un tipo de articulación (llamadas articulaciones facetarias), que permiten los movimientos de torsión hacia adelante y hacia atrás del cuello.


La columna cervical también está rodeada de músculos, nervios, tendones y ligamentos. Entre cada vértebra se encuentran discos “amortiguadores”, llamados discos intervertebrales. La médula espinal atraviesa el centro de toda tu columna vertebral. La médula espinal envía y recibe mensajes del cerebro, que controla todos los aspectos de las funciones de tu cuerpo.


Función y rendimiento del cuello


La columna cervical tiene varias funciones, que incluyen:


Proteger la médula espinal: Los nervios de la médula espinal pasan a través de un orificio grande (llamado agujero vertebral) que atraviesa el centro de todas las vértebras, desde la base del cráneo a través de las vértebras cervicales, las vértebras torácicas (parte media de la espalda) y terminando entre la primera y segunda vértebra lumbar (espalda baja). En conjunto, todas las vértebras apiladas de la columna vertebral forman un canal central protector que protege la médula espinal.


Apoyar la cabeza y permitir el movimiento: La columna cervical soporta el peso de tu cabeza (entre 4,5 y 6 kg). También permite que la cabeza y el cuello se inclinen hacia adelante (flexión), hacia atrás (extensión), gire de lado a lado (rotación) o se incline hacia un lado (flexión lateral).


Proporcionar un "pasillo" seguro para las arterias vertebrales: Los pequeños orificios en las vértebras que van desde la C1 a la C6 de la columna cervical brindan una vía protectora para que las arterias vertebrales lleven sangre al cerebro. Esta es la única sección de vértebras en toda la columna que contiene orificios en el hueso para permitir el paso de las arterias.


El cuidado quiropráctico y el cuello


El cuidado quiropráctico trata de mejorar tu calidad de vida y tu salud a través del cuidado y mantenimiento de la columna. Tu columna vertebral debe estar en plena forma para experimentar una salud y un rendimiento óptimos. La columna alberga y protege el sistema nervioso. El sistema nervioso controla todos los aspectos de tu salud y tu vida. Vives tu vida a través del sistema nervioso mientras tu cerebro envía información por la médula espinal a través de kilómetros de nervios a cada célula, sistema y órgano de tu cuerpo. Tu cuerpo envía información de regreso al cerebro a través de los nervios y la médula espinal. El cerebro procesa la información y hace los ajustes necesarios, como alejar la mano de un objeto caliente o dar un paso más largo para pasar un charco. Pero también es la razón por la que respiras, parpadeas y bostezas. Cuando tu columna vertebral funciona y se mueve de la manera prevista, permite un funcionamiento óptimo del sistema nervioso. Cuando tu columna está subluxada y hay falta de movimiento, el sistema nervioso encuentra interferencias, lo que reduce la función óptima.


El cuello es un área importante para controlar la subluxación porque si hay interferencia en las articulaciones cervicales, todo el sistema que está debajo se puede ver afectado negativamente.


¿Cuándo debo buscar atención quiropráctica?


Los quiroprácticos tratan el cuello, la columna vertebral y otras articulaciones de todo el cuerpo para proporcionar alivio del dolor, mantenimiento y rango de movimiento. Sin embargo, es importante tener en cuenta que solo alrededor del 10% del sistema nervioso puede transmitir dolor, lo que significa que incluso si no sientes dolor, debes consultar a un quiropráctico para que te revise y asegurarse de que no haya ninguna subluxación.


Si sientes dolor, no te preocupes; los ajustes quiroprácticos son suaves y, en muchos casos, pueden aliviar el sufrimiento de inmediato según el problema, cuánto tiempo ha estado lidiando con él y otras variables.


Lo más importante es comprender que la columna vertebral, incluido el cuello, es el marco de tu cuerpo. La salud y el funcionamiento de la columna afectan directamente los niveles de salud y funcionamiento de su sistema nervioso, que controla todos los aspectos de su salud y tu vida. Por lo tanto, la salud de su columna vertebral es la base de la salud general. El hecho de que uno no sienta dolor no significa que no haya subluxaciones, y si sientes dolor, es áltamente recomendable que un quiropráctico te trate después de un examen físico y una evaluación.




Mujer agarrando los pies de su bebé

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page