top of page

Cómo hacer una limpieza general correctamente: consejos de una quiropráctica

Actualizado: 7 may 2023

Todo en la vida tiene una temporada, incluso la limpieza. Llega la primavera y es hora de guardar las mantas en el altillo, limpiar las alfombras y cambiar la ropa de invierno por la de verano, entre otras tareas. Es común que después de una temporada invernal, o de estar más encerrado, la casa, y la vida en general, estén listas para una pequeña revisión, limpieza y puesta en orden para la nueva estación.


En esta época del año nos llegan muchos pacientes con anécdotas sobre limpiezas generales que salieron bien y otras que no salieron tan bien. Educar a los pacientes sobre las mejores formas de maniobrar durante una limpieza general utilizando la mecánica corporal adecuada y el cuidado quiropráctico ofrece la mejor oportunidad de una función óptima durante muchos años; puede ayudar a evitar lesiones y dolor durante el proceso de limpieza general.


¿Por qué debería preocuparme por la limpieza general?


La columna vertebral es el marco de tu cuerpo. Ese marco protege y alberga el sistema nervioso, que es tu principal sistema de comunicación. Cuanto más saludable esté la columna vertebral, mayor será la oportunidad para que estos sistemas funcionen de manera óptima y más posibilidades tendrás de gozar de una buena salud. Cuanto más saludable esté la columna vertebral, más probable es que experimenten una mejor salud general y longevidad.


Cuando dedicas tiempo y energía a moverte físicamente de manera adecuada, las tareas que le pides a tu cuerpo que realice serán más amenas y es mucho más probable que evites lesiones y disminuyan los episodios de dolor que pueden afectar tu vida diaria. Un poco de tiempo extra antes de hacer una limpieza profunda puede ahorrarte muchas molestias y dolores.


Los peores errores durante una limpieza general


Es lunes por la mañana y el primer paciente entra en la clínica. Se mueve muy lentamente y le resulta mucho más difícil de lo habitual tumbarse en la camilla. Cuando le pregunto qué hizo durante el fin de semana, surge el tema de la limpieza general. Ya sea ella o él, ya sean mayores, jóvenes o de mediana edad, a menudo se presentan errores comunes.


Demasiado a la vez

El paciente me dice "demasiado a la vez"; se refiere al tiempo, al movimiento repetitivo y al peso. Cuando los pacientes comienzan a describir sus aventuras de limpieza de fin de semana, hablan de largos períodos de limpieza, a veces de hasta seis u ocho horas o más. Cuentan la historia de una parte particular de la cocina o el garaje que los mantuvo agachados en una posición específica y con torsión haciendo los mismos movimientos durante un período prolongado. O a veces me cuentan que estaban moviendo muebles grandes ellos solos. Todos estos son ejemplos de "demasiado a la vez".


Mecánica corporal deficiente

Ciertas partes de la columna vertebral y el cuerpo están diseñadas para moverse de cierta manera. Por ejemplo, las rodillas están destinadas a hacer más flexión y extensión en lugar de girar en círculos de un lado a otro. Aunque los segmentos de las articulaciones espinales tienen múltiples planos de movimiento, existen ciertos tipos de movimientos y formas de cargar la articulación que son más seguros que otros. La limpieza general es a menudo un momento en el que las personas ponen poca atención en cómo se mueven, levantan y operan. Esto puede conducir a un riesgo mucho mayor de lesiones. Las lesiones pueden provocar dolor, interrupción en la vida diaria y disfunción a largo plazo que, en última instancia, desgasta nuestra salud y nuestra calidad de vida en general.


Seguir sin parar

A menudo escucho a los pacientes decir: “Sé que no debería haber hecho eso". "Sé que debería haber parado después de limpiar el salón y dejar el resto para otro día". "Sé que cuando escuché ese ruido en mi cuerpo debería haber parado, pero no lo hice”. Es importante escuchar a nuestro cuerpo y hacer caso a los pensamientos que nos vienen a la mente advirtiéndonos del riesgo de no reducir la velocidad, tomarnos un descanso o detener la limpieza por completo hasta el día siguiente.


Cómo evitar lesiones durante la limpieza general


Puedes completar tu limpieza general y mantenerte sano y sin dolor al mismo tiempo. Es absolutamente posible, pero requiere de algo de preparación. Cuando leas los consejos para el éxito, te darás cuenta de que la mayor parte de ellos son de sentido común. Ciertamente no es ciencia espacial, pero requiere de seguimiento.


Se remonta a ese viejo adagio, "no planificar es planificar para fallar". Así que planifica tu proyecto de limpieza.


Componentes del proyecto

Enumera las diferentes áreas/categorías en el proyecto general. Tal vez sea la cocina, el salón, el dormitorio y el garaje los que necesitan una limpieza completa.


Tiempo

Define el tiempo necesario para limpiar cada área. Tal vez el garaje tarde tres horas, pero el salón solo 90 minutos. Suma el tiempo total para completar todo el proyecto.


Intensidad

Toma las categorías anteriores y califícalas en términos de intensidad, en una escala del 1 al 10, siendo 1 fácil y no muy agotador para tu cuerpo y 10 muy agotador debido a los movimientos repetitivos o la necesidad de que otros te ayuden, como mover objetos pesados.


Enfoque equilibrado

Planifica tu enfoque para realizar el trabajo equilibrando el tiempo y la intensidad. Cuanto más intensa sea la categoría, designa porciones de tiempo más pequeñas para trabajar. Cuanto menos intenso sea el trabajo, más tiempo podrás realizarlo de manera saludable. Esta parte de la planificación requiere que seas honesto acerca de tus habilidades para funcionar antes de comenzar. Si apenas puedes estar de pie durante dos horas sin dolor, ¿cómo vas a poder estar de pie durante tres horas mientras limpias? Es más que probable que no salga bien.


Presta atención

Antes y durante la limpieza, sé consciente de tu cuerpo, de cómo se siente y de lo que le pide que haga. También evalúa el grado de éxito con el que estás realizando las tareas. No te levantes y comiences a limpiar inmediatamente sin antes estirarte durante cinco minutos; asegúrate de calentar su cuerpo. Encuádrate para enfrentar los objetos directamente, dobla las rodillas para agarrar el objeto y sosténlo cerca del cuerpo si es pesado; finge que estás empujando el suelo cuando levantes objetos.


Haz descansos y apoya tu cuerpo después

Hacer descansos durante los proyectos de limpieza es una gran idea. Un descanso puede ser una pausa de dos minutos si te encuentras haciendo el mismo movimiento durante largos períodos de tiempo. Levántate y muévete, estírate, respira profundamente y luego vuelve a tu tarea. Tal vez sea un descanso para almorzar de 20 minutos. Dure cuanto dure ese descanso, no olvides hacer una pausa de vez en cuando. Al terminar la jornada de limpieza usa hielo o baños calientes para ayudar a sus músculos y articulaciones a recuperarse.


Consulta a tu quiropráctico

Puede consultar a tu quiropráctico local en Althas Centro Quiropráctico antes y después de tu esfuerzo de limpieza general. Una visita previa para asegurarte de que tu columna se mueve lo mejor posible y para pedirle a tu quiropráctico consejos sobre su enfoque puede ser una parte beneficiosa de tu preparación. Un ajuste posterior abordará cualquier estrés adicional en las articulaciones durante la duración del proyecto, ayudando a tu cuerpo y articulaciones a recuperarse del esfuerzo correctamente.


La limpieza general se puede hacer sin dañar tu columna vertebral, tu cuerpo y el funcionamiento de tu vida diaria. Se necesita preparación tanto en tiempo como en energía. El tiempo y la energía empleados para planificar de antemano tu proyecto de limpieza pueden ahorrarte mucho dolor y sufrimiento a posteriori, lo que puede hacer de tu limpieza general una rutina mucho más agradable.


Hombre limpiando la cocina

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page